Actualidad

A otro ritmo Bobby Cruz

 Fuente: El Nuevo Día, Puerto Rico. Por: Francisco Javier Díaz

El cantante y compositor de 83 años tiene varios proyectos en agenda para el 2022, que incluyen el lanzamiento de un libro y el estreno de una producción cinematográfica

Una de las grandes leyendas musicales que ha dado Puerto Rico es, sin duda, el cantante y compositor Bobby Cruz, quien junto al músico Richie Ray, alcanzó la fama mundial en la década de 1960 y 1970, internacionalizando la salsa.

A sus 83 años, disfruta el amor y los homenajes del público, mientras se prepara para un 2022 lleno de proyectos, entre ellos, su autobiografía y una película sobre su trayectoria junto a Ray.

Cruz es una de las figuras queridas por el pueblo puertorriqueño, pero en particular por la gente de Hormigueros, lugar donde nació el 2 de febrero de 1937. Tan es así que, además de honrarlo con el Centro de Convenciones Bobby Cruz, recientemente inauguraron el Museo y Escuela de Salsa Roberto “Bobby” Cruz, ubicado en la escuela donde el cantante cursó sus años primarios. Asimismo, han bautizado la calle donde está localizada la casa donde se crió como “Avenida Bobby Cruz”.

“Para mí, es un privilegio ser reconocido de esta manera. Primeramente, le doy gracias a Dios, que de él viene toda buena dádiva y todo don perfecto, pero también le doy gracias a los alcaldes de mi pueblo, Hormigueros, que son los que han llevado a cabo estas iniciativas”, indicó el artista, quien estuvo acompañado en la inauguración por su esposa Rose, su hijo Bobby Jr. y varios familiares.

La apertura del museo hace unas semanas marca el inicio de un gran proyecto que incluirá la ampliación del museo y una escuela de arte. “El museo es el primer paso, porque sucede que de la casa donde yo nací, que todavía está de pie, se encuentra exactamente a un kilómetro del museo, por lo que se está planificando expandir y crear en ese espacio unos cinco edificios adicionales”, explicó. “La idea es que en la escuela siempre estará la memorabilia de Bobby Cruz, que se irá rotando con el tiempo, pero queremos construir un edificio de dos pisos para crear un Museo de la Salsa con la historia de mis compañeros artistas, especialmente aquellos que estuvieron junto a mí en la Fania All Stars, e incluir a todos los que han puesto el nombre de la música de Puerto Rico en alto. Me gustaría comenzar con las exposiciones de figuras como Tito Puente, y Cortijo y su Combo”, compartió.

Relanzamiento de un libro

El artista se mantiene ocupado en otros proyectos, como es el relanzamiento de un libro escrito en la década de 1990, llamado “Cuando era niño” y que ahora se publicó bajo el nombre “Hubo una vez un niño”. “Inicialmente, este libro se comenzó a vender junto con un álbum de salsa de 12 canciones, para acompañar los 12 capítulos del libro”, mencionó Cruz, quien reside en West Palm Beach, en Florida, junto a su esposa. “Qué pasa, que la editorial que lanzó el libro ya no existe y la casa disquera del disco, RMM, perdió una demanda y vendió todo su catálogo a otra disquera y lo engavetó. En el caso del libro, le compré los derechos a la editorial actual, pero por el disco me pidieron $35,000 por venderme los derechos. Con $ 35,000 lo vuelvo a grabar y me sobra dinero”, explicó el puertorriqueño entre risas.

“Hubo una vez un niño” no es una biografía del cantante, sino una compilación de historias. “Cuando yo todavía vivía en Puerto Rico a raíz de mi conversión, empecé a visitar las cárceles en Puerto Rico y encontré que estaban llenas de buenos muchachos, hijos de abogados, de doctores y hasta de pastores. Entonces, comencé a indagar y a hablar con ellos para ver por qué razón habían acabado en la cárcel”, añadió. “A raíz de las razones de los cuentos que me hicieron, escribí la novela”, dijo.

Asimismo, el cantante trabaja en una autobiografía de dos tomos que llevará por título “Contra viento y marea”. La primera parte, desde su niñez hasta su entrega a la religión, ya está escrita, pero aún no está a la venta. Cruz espera que esté disponible en algún momento del 2022. El segundo tomo, adelantó, narrará la vida del cantante desde su conversión hasta el presente.

Y es que escribir es algo que le resulta muy fácil a Cruz, sobre todo por la gran cantidad de canciones que ha compuesto en su carrera. “Para mí escribir es fácil, porque yo soy compositor y escribo canciones, aunque se me hace más difícil, porque necesito tener música también y escribir en párrafos cortos. Pero en un libro tengo infinidad de páginas para escribir y me resulta mucho más fácil hacerlo”, explicó el artista que comenzó su carrera profesional en 1963.

“Los reyes de la salsa”

De otra parte, la historia de su dupleta junto a Bobby Cruz llegará al cine gracias a la película “Los reyes de la salsa”, cuyos productores esperan a que la industria del cine se estabilice para estrenarla.

Desde antes de que se comenzara a grabar, los productores se mantuvieron en comunicación con Cruz y le mostraron el guion inicial. En todo momento, el cantante respetó el trabajo de todo el equipo de producción, aunque sí tuvo una petición muy particular. “Yo le pedí al productor, Carlos Nido, que por favor no inventaran la historia, ya que la vida de Richie y Bobby tenía suficiente drama como inventarse cosas. Yo le dije, ‘mira, el público y nuestros fanáticos, conocen nuestras vidas mejor que nosotros mismos. Si se pone algo ahí que nunca ocurrió, la gente va a decir eso no es verdad, eso nunca pasó’”, explicó Cruz, quien estuvo presente el primer día de grabación. “Ya vi la película y los actores que hacen de Richie y de Bobby (Omar Torres Molina y Alfredo De Quesada), hicieron un trabajo espectacular. La película está bien buena y me gustó muchísimo”, expresó.

Entre las historias que se narran en la producción se encuentra el momento en que, por primera vez en la historia, se utilizó la palabra “salsa” para definir el estilo tropical que tocaban Richie Ray y Bobby Cruz, y que luego se usó para describir todo el género. “Eso pasó en la vida real y se ve en la película. Ocurrió en una emisora radial en Venezuela, donde nos entrevistó un locutor de nombre Phidias Danilo Escalona, que tenía el programa de música más popular de todo el país. Le decían “El loco” y estaba loco de verdad”, comentó Cruz, quien alcanzó gran popularidad en Sudamérica. “En un momento dado, él nos preguntó cómo nosotros le llamamos a nuestra música y Richie le contestó ‘ketchup’. Él no entendió el término, porque era una marca norteamericana de salsa de tomate, pero entonces yo le expliqué que ‘ketchup’ era la salsa que se les echaba a las hamburguesas para darle sabor. Fue entonces que él dijo al aire: ‘pues ya lo escucharon. La música de Richie Ray y Bobby Cruz es salsa’. Y, a partir de ese momento, poco a poco, se comenzó a utilizar esa palabra para la música tropical, no importaba si era mambo, chachachá, pachanga, guaracha, son montuno o guajira”, relató. El resto es historia.

Popularidad sin fronteras

El caso de la música creada por Ray y Cruz trascendió fronteras y se escuchó literalmente alrededor del mundo. Sobretodo, la canción “Sonido Bestial”, la cual se convirtió en un himno musical dentro del género de la salsa, a tal punto que hasta lo enseñan en universidades como tareas de música, debido a su complejidad y el uso de partituras de música clásica dentro del sonido de la orquesta. “El Sonido Bestial ya cumplió 50 años. Ese tema nos mantiene vigentes. En una ocasión yo estaba en París y me recogió una sobrina mía que vive allá y le dije ‘ponme la emisora de salsa local’ y me dijo ‘claro, yo siempre la tengo puesta’ y le dio volumen al radio y ahí mismo estaban tocando el ‘Sonido Bestial’”, narró el cantante con gran entusiasmo.

De hecho, todavía Cruz recibe peticiones para hacer entrevistas desde Europa, por toda América del Sur y hasta en Oriente Medio. Por otro lado, un sinnúmero de productores de espectáculos también se la pasan llamando a los colaboradores de Cruz para invitarlo a tocar en sus países, como de Perú, las Islas Canarias en España, y hasta de Dubái. Sin embargo, el cantante mencionó que no volverá a aceptar presentarse en países muy lejanos a su hogar debido a lo cansón que resultan los viajes. “Ya yo tengo 83 años y estás giras acaban con uno. Hace algunos años tocamos en Dubái y me siguen llamando todos los años de allí. Pero yo no vuelvo a Dubái, porque no me meto en un avión por 20 horas otra vez, no importa lo que me paguen”.

Esto no significa que nunca más se presentará a cantar en un escenario. “Si nos invitan a algún concierto de esos grandes, donde haya muchas orquestas, como los que hacen en el Madison Square Garden en Nueva York, lo podríamos hacer, porque solamente cantaría dos o tres canciones. Eso sí podría hacerlo, pero hacer el ‘show’ de nosotros de dos horas, ya eso no lo voy a volver a hacer”, explicó Cruz, aunque dejó claro que su voz sigue igual o más potente que nunca. “Mi voz es un don de Dios y lo que Dios da no lo quita. Además, gracias a mi ‘coach’ vocal he logrado alcanzar las notas más altas de mi carrera”, concluyó la leyenda musical.

Source: radioelsalsero.com